www.goldandtime.org

Diamantes de conflicto

Por Feriel Zerouki | Me complace escribirles por primera vez desde que fui elegida vicepresidente del Consejo Mundial del Diamante (WDC), en un año que trajo desafíos tan inmensos para nuestra industria. Ser designada para este cargo fue una fuente de gratitud e inspiración para mí:

El de la República Centroafricana es probablemente el caso de manual de ‘diamantes de conflicto’ más claro que aún sigue existiendo en África. Eso, según la definición clásica del Proceso Kimberley que los define como “diamantes extraídos por grupos rebeldes que tratan de derrocar, gracias a la explotación ilegal de estos recursos, a un Gobierno democráticamente elegido”. Pues bien, la capital del país, Bangui, se encuentra ahora mismo asediada por tropas rebeldes que deslegitiman las elecciones celebradas el pasado mes de diciembre.

El diamante afronta la crisis del Covid con asignaturas pendientes cruciales

Por Ya'akov Almor | A principio de mes, durante la cumbre del periódico BoF Cómo construir un negocio de moda responsable se discutieron muchos temas durante cuatro horas destacando los valores del negocio de la moda, derechos laborales, discriminación, desigualdad racial y sostenibilidad. ¡Una jornada inspiradora!

Semana clave para Kimberley

Durante más de una década, el Proceso de Kimberley ha estado denunciando cómo este mecanismo de control no está logrando que los diamantes afectados por diversas formas de conflicto fluyan a los mercados internacionales, según las organizaciones no gubernamentales que participan en esta institución, denominadas 'Sociedad Civil'.

Por José Manuel Rubio | Dos cuestiones están tensionando hoy en día el sector del diamante: una es la entrada en joyería del diamante sintético y la otra no es nueva, se trata del procedimiento para reconocer los diamantes procedentes de fuentes conocidas y socialmente aceptables, dicho con otras palabras: encontrar la manera de que únicamente se comercie con diamantes que cumplen ciertas normas respetuosas tanto para las personas como para el medioambiente.

De Beers duplica los puntos de control de diamantes producidos por mineros a pequeña escala en Sierra Leona

Aprovechando que durante esta semana se celebra en Bruselas el pleno del Proceso Kimberley varias Organizaciones No Gubernamentales lanzaron el lunes un comunicado que arremete duramente contra la industria del diamante por su “falta de compromiso” para que las empresas tengan la obligación de autoregularse ante los abusos sobre los derechos humanos en los países productores, así como frente a la corrupción o los daños medioambientales.

El Proceso Kimberley, organización que hace 20 años asumió el reto de frenar la sangría de los diamantes procedentes de países inmersos en guerras civiles –mayoritariamente de África—debe afrontar uno de los cambios más importantes desde su propia creación: impulsar la protección de los derechos humanos en todos los ámbitos y no sólo en los casos de conflicto civil en su definición clásica.

La Coalición de la Sociedad Civil de Kimberley publica un video testimonial con tres mineros artesanos que trabajan en África

El Proceso de Kimberley se creó hace casi 20 años para detener el flujo de diamantes procedentes de países en conflicto. “Sin embargo, para personas como Progress, Ibrahim y Héritier, este mecanismo no tiene relevancia ni ofrece perspectivas de mejora” tal y como explican en un video que acaba de ser publicado las asociaciones miembro de la Sociedad Civil del Proceso Kimberley, la tercera ‘pata’ de un organismo compuesto por Países, Industria y ONGs.

Los ingresos por la exportación de diamantes en África alcanzaron el año pasado alrededor de 8.100 millones de dólares, lo que supone en torno al 9,5% de los 85.900 millones de dólares que genera el mercado de la joyería con diamantes a nivel mundial según datos del Consejo Mundial del Diamante (WDC)

CARTA ABIERTA A LOS RESPONSABLES DEL PROCESO KIMBERLEY

Por Stephane Fischler | La próxima semana se reunirán en Mumbai los miembros del Proceso de Kimberley (KP) para la primera de las dos reuniones que se llevarán a cabo en India este año, país que ostenta la presidencia rotatoria de esta entidad internacional dedicada al control de los diamantes procedentes de zonas de conflicto. Ambas se centrarán en gran medida en el proceso de revisión y reforma de esta Organización, culminando así un proceso que entra ya en su tercer y último año.

La Asamblea la Asamblea General de las Naciones Unidas ratificó el pasado 1 de marzo una propuesta de la Unión Europea que insta a “romper de manera más efectiva los vínculos con las transacciones ilícitas de diamantes en bruto”. Un primer paso que busca responder a las presiones de los últimos años para actualizar la –para muchos desfasada—definición de diamantes de conflicto.