www.goldandtime.org

Proceso Kimberley

Por Feriel Zerouki | Me complace escribirles por primera vez desde que fui elegida vicepresidente del Consejo Mundial del Diamante (WDC), en un año que trajo desafíos tan inmensos para nuestra industria. Ser designada para este cargo fue una fuente de gratitud e inspiración para mí:

ACUERDO PARA LA TRAZABILIDAD ENTRE TOUS Y FACET

Tous avanza en materia de sostenibilidad a través de una alianza con Tracemark para garantizar la trazabilidad del origen de sus joyas

Alianza estratégica entre dos pesos pesados de la joyería española en materia de sostenibilidad y trazabilidad. Tous presentará en abril su primera colección acreditada bajo el sello español Tracemark —una marca de Facet—, que garantiza el origen ético y sostenible de los materiales empleados en la producción de las joyas.

La cuota de mercado de los diamantes creados en laboratorio continúa creciendo y ya se encontraría cerca del 10% de la producción total de diamantes del año pasado. Los avances tecnológicos han sido clave para un crecimiento de dos dígitos en la producción, que habrían conducido a una caída de los precios en el mercado minorista situándose en torno al 65% por debajo de los naturales, según un informe de la consultora Bain& Company encargado por el Centro del Diamante de Amberes (AWDC).

El futuro del diamante está en el ‘amor’, pero con condiciones.Y es que, si bien la industria del diamante sigue pensando que las relaciones personales son las que impulsan la compra de joyas con diamantes, el cliente actual parece no tener suficiente con ese único criterio.

El diamante afronta la crisis del Covid con asignaturas pendientes cruciales

Por Ya'akov Almor | A principio de mes, durante la cumbre del periódico BoF Cómo construir un negocio de moda responsable se discutieron muchos temas durante cuatro horas destacando los valores del negocio de la moda, derechos laborales, discriminación, desigualdad racial y sostenibilidad. ¡Una jornada inspiradora!

FORMACIÓN CONTINUA A DISTANCIA PARA EL SECTOR JOYERO

La sesión plenaria que el Proceso de Kimberley (KP) celebró el pasado viernes en Nueva Delhi fue un “espectáculo triste y surrealista” si atendemos a las palabras de los representantes de la Sociedad Civil, presentes en una cita en la que tanto Organizaciones no Gubernamentales como representantes de la Industria del diamante tenían grandes expectativas para, principalmente, ampliar la definición de Diamantes de Conflicto de forma que integre las nuevas formas de violencia surgidas en estos últimos años.

Los ingresos por la exportación de diamantes en África alcanzaron el año pasado alrededor de 8.100 millones de dólares, lo que supone en torno al 9,5% de los 85.900 millones de dólares que genera el mercado de la joyería con diamantes a nivel mundial según datos del Consejo Mundial del Diamante (WDC)

El de la República Centroafricana es probablemente el caso de manual de ‘diamantes de conflicto’ más claro que aún sigue existiendo en África. Eso, según la definición clásica del Proceso Kimberley que los define como “diamantes extraídos por grupos rebeldes que tratan de derrocar, gracias a la explotación ilegal de estos recursos, a un Gobierno democráticamente elegido”. Pues bien, la capital del país, Bangui, se encuentra ahora mismo asediada por tropas rebeldes que deslegitiman las elecciones celebradas el pasado mes de diciembre.

La Coalición de la Sociedad Civil de Kimberley publica un video testimonial con tres mineros artesanos que trabajan en África

El Proceso de Kimberley se creó hace casi 20 años para detener el flujo de diamantes procedentes de países en conflicto. “Sin embargo, para personas como Progress, Ibrahim y Héritier, este mecanismo no tiene relevancia ni ofrece perspectivas de mejora” tal y como explican en un video que acaba de ser publicado las asociaciones miembro de la Sociedad Civil del Proceso Kimberley, la tercera ‘pata’ de un organismo compuesto por Países, Industria y ONGs.

La producción mundial de diamantes en bruto cayó un 6,9% en 2019, hasta los 138 millones de quilates, la caída más intensa en una década según los datos anuales que ofrece el Proceso Kimberley (KP), mientras que en términos de valor también se produjo un retroceso del 6,2%. No obstante, tal y como observan los analistas esta fuerte caída podría alcanzar entre el 20% y el 25% para este año teniendo en cuenta el parón global provocado por la pandemia.

“Las empresas están adoptando la sostenibilidad como motor de su modelo de negocio y en esta era Post-Covid, la ética se impondrá a la estética”. Son sólo algunas de las conclusiones que se abordaron ayer en el encuentro digital Trazabilidad y Responsabilidad en la Joyería, organizado por el Colegio de Joyeros de Cataluña y en la que se presentó la plataforma TraceMark, impulsada desde la industria joyera para asegurar una cadena de valor responsable de cara al cliente final. "Ahora tenemos la oportunidad y es el momento de que la Joyería lidere este cambio", aseguraba en la presentación del webinar el presidente del Colegio, Álex Riu.

En noviembre pasado, 55 participantes, en representación de 82 países, así como observadores de la industria y la sociedad civil, se reunieron en Nueva Delhi para el Plenario 2019 del Proceso de Kimberley (PK). Esta fue la última reunión de un ciclo de reforma de tres años destinado a hacer que el esquema de certificación de diamantes en conflicto del PK sea adecuado para su propósito.

Semana clave para Kimberley

Durante más de una década, el Proceso de Kimberley ha estado denunciando cómo este mecanismo de control no está logrando que los diamantes afectados por diversas formas de conflicto fluyan a los mercados internacionales, según las organizaciones no gubernamentales que participan en esta institución, denominadas 'Sociedad Civil'.

La producción global de diamantes en bruto seredujo el año pasado en dos puntos porcentuales alcanzando los 148,4 millones de quilates, justo al contrario que su valor, que creció un 2% hasta los 14.470 millones de dólares según las cifras que acaba de publicar el Proceso Kimberley.